HILOS TENSORES

Los hilos tensores (PDO) consiguen prevenir y mejorar la flacidez rejuveneciendo y reafirmando la piel del rostro sin cirugía, sin anestesia y con resultados duraderos.

Se utilizan para mejorar la tensión en zonas con piel flácida mediante pequeñas punciones en la piel que no precisan anestesia.

Los hilos tensores son unas hebras finas que se introducen bajo la piel para conseguir un efecto lifting regenerativo. En el nivel subcutáneo, la polidioxanona genera una fibrosis o proceso reparativo a su alrededor, lo que desencadena la producción de nuevas fibras elásticas de colágeno y elastina alrededor del hilo insertado.

La finalidad es crear un tejido propio de soporte por efecto biológico (la piel genera sus propios hilos naturales de colágeno y elastina).
Los resultados son visibles a partir de un mes, mejorando cada semana y alcanzando el mejor resultado a los 3 meses.

 

El número de sesiones dependerá de cada paciente. En general se realizan una o dos sesiones separadas entre ellas de 4 a 6 semanas. La duración del efecto suele ser de 9 a 12 meses. El efecto óptimo es a los 3 meses y el hilo se reabsorbe totalmente a los 6 meses

Zonas de aplicación

  • Mejillas
  • Rejuvenecer el óvalo facial
  • Cuello