PEELING

El peeling consiste en el uso de productos químicos que producen la exfoliación de las capas superiores de la piel.

La técnica trata manchas cutáneas, pequeñas arrugas y aporta la luminosidad que la piel ha podido perder debido a la acción del sol, la fatiga, el estrés o el proceso natural de envejecimiento. El efecto visible es una descamación (micropelado) de la piel.

En términos generales, el peeling mejora la calidad de la piel y aumenta la producción de colágeno y elastina, componentes esenciales para mantener la piel suave y firme.

Beneficios

  • Mejoramiento general de la piel
  • Corrección de arrugas finas (labios y patas de gallo)
  • Cicatrices, como las del acné